jueves, 22 de noviembre de 2012

Propuesta de valor de Pan y Trillar


En nuestros debates ya llegamos hace tiempo a la conclusión que no se puede separar la crisis económica-financiera de la medio-ambiental. También sobre el grave riesgo de confiar en la clase dirigente para resolver el problema, ya que hasta a la fecha no se ha podido ni intuir como poder resolverlo desde el ámbito de los estados, gobiernos y sus instituciones, como bien ha demostrado el fracaso de todas las grandes cumbres medioambientalistas. Además, desde el sector privado, el conflicto de interés existente por parte de la mayor parte de las corporaciones privadas impiden ir más allá de unas soluciones empaquetadas como marketing verde para una sociedad de consumo que tiene que seguir funcionando como siempre para no poner en peligro su supervivencia empresarial. 

Como ya llegamos a estas conclusiones, desde nuestro entorno comunitario diseñamos una estrategia distinta. Desde lo pequeño, utilizando la potencia de la sociedad red y utilizando el libre mercado como plataforma. 

La vivienda y nuestro entendimiento del hábitat es el mayor contribuyente neto a la generación de emisiones y contaminación. Además representa el mayor esfuerzo económico para una familia a lo largo de su existencia. Así mismo, se sitúa como la pieza angular de la severa crisis financiera del mundo occidental, con su ejemplo más modélico en el caso de España. Innovando en la vivienda se puede atacar casi todos los problemas conjuntamente, y por tanto con mayor posibilidad de obtener un gran impacto en las innovaciones, para provocar el necesario cambio en nuestro modelo de vida occidental. 

Nuestro proyecto arranca con la idea de generar innovaciones en nuestras viviendas y nuestro hábitat  Pretendemos demostrar que una vivienda puede convertirse en un elemento orgánico, utilizando los elementos naturales, diseño y tecnología, una vivienda puede ser autosuficiente, no generando contaminación, ni emisiones, ni residuos. Nuestro objetivo es realizar un intensivo proceso de I+D+i para demostrar que se puede construir una vivienda con una inversión razonable (menos de 150.000 euros para una vivienda de 4 habitantes), que pueda cubrir las necesidades básicas de una familia y obtener incluso excedentes (energía, agua y alimentos), de una forma sostenible desde el punto de vista financiero y medioambiental, sin tener que reducir al confort que demanda la sociedad del siglo XXI, permitiendo adaptar nuestro estilo de vida a los ritmos de la naturaleza. 

Estamos formando un equipo multidisciplinar que forma nuestra comunidad digital para el desarrollo del primer prototipo, con la idea de organizarnos de forma cooperativa, tratando a la vez de crear un modelo organizativo sostenible y que pueda facilitar la cohesión social en nuestro entorno más cercano. Utilizaremos el código libre para mantenernos en un estado del arte en permanente vanguardia, compartiendo el conocimiento que vayamos generando. Esta empresa distribuida busca crear redes para la expansión del negocio y la creación de valor para la sociedad. 

Durante los próximos dos años pretendemos consolidar la comunidad digital, mientras construimos y experimentamos con los prototipos. Nuestro enfoque estará basado en el proceso de I+D+i y la creación de una estrategia comercial, que permita extender el concepto y hacer rentable el proyecto. Estudiaremos como industrializar la vivienda, buscando socios industriales a los que aportaremos innovación y clientes. El producto que lanzaremos al mercado será una vivienda costumizable vía internet que se fabricará de forma industrial y podrá ser construirla en un período que rondará los cuatro meses desde que se reciba el pedido. La casa será habitable por cualquier persona, sin necesidad de tener conocimientos técnicos especiales. 

Entre nuestros objetivos están la creación de un fondo de inversión para financiar la construcción de este tipo de viviendas, junto al desarrollo de modelos de negocio que permitan acceder a esta nueva forma de vida a personas que puedan estar en situaciones financieras difíciles o incluso en el paro. Nuestra aspiración principal se basa en crear nuevas formas de vida sostenibles que permitan evolucionar y resolver algunos de los problemas principales que tenemos en la sociedad.




Cuando el cambio climático está en la agenda pública


Recién llegado de Oslo, Noruega, tras asistir a la Conferencia de Zero12 sobre estrategias  adaptativas al cambio climático, reflexiono sobre lo que hemos vivido durante estos días.

Con una organización perfecta, austera y eminentemente práctica, a la conferencia asistieron políticos, inversores y hombres de negocio de todo el norte de Europa, principalmente países escandinavos y alemanes, incluyendo el príncipe de noruega, su primer ministro y  diversas personalidades como Kofi Annan. La organización Zero es una fundación, que desde 2002, trata de facilitar el desarrollo de conocimiento y la creación de redes entre el sólido sector público escandinavo y el privado, para conseguir lanzar en el mercado soluciones rentables que luchen contra el calentamiento global. Cuentan con un equipo joven, motivado, disciplinado y apasionado por lo valioso de su aportación a la sociedad. 

El debate sobre los efectos nocivos de los gases con efecto invernadero está en la agenda pública, tanto del gobierno, como de la sociedad civil escandinava, lo cual significa que cuentan con una gran ventaja sobre el entendimiento social del problema con respecto a  otras regiones del mundo occidental. El objetivo de intentar reducir emisiones para frenar el calentamiento global a tan “solo” 2º en 2030 parece que es conocido por todos, están canalizando fuertes inversiones públicas y privadas, desarrollando un gran esfuerzo tratando de impulsar la creatividad y la concienciación a todos los niveles. Con los últimos datos sobre la evolución del clima en el planeta, afirman con rotundidad que nos encontramos en el peor escenario descrito por los científicos en sus estudios, a la vez que tienen la visión de que el cambio al que obligatoriamente se enfrentará la sociedad global supondrá una innovación al nivel de la revolución industrial de los últimos 200 años, con la diferencia que los cambios se tendrán que concentrar en los próximos 20 o 30 años, o el riesgo será un cataclismo medioambiental que puede hacer desaparecer a la especie humana.

A las conferencias asistían estudiantes de bachillerato y universitarios, demostrando que la clave del éxito en la cohesión social y el alto nivel de vida  alcanzado en Escandinavia se basa en su moderno sistema educativo, donde tratan de extraer lo mejor de cada individuo, despertando su motivación y talento. En estos países donde no existe la corrupción ni la economía sumergida, las relaciones sociales se basan en el respeto mutuo y un estado volcado en ofrecer servicios a sus ciudadanos. Numerosas personas nos han mostrado una gran preocupación sobre lo que está ocurriendo en el sur de Europa, principalmente relativos a nuestras altas tasas de desempleo.

En su acercamiento al problema medioambiental no hablan, ni parece que quieren hablar, de la huella ecológica, de la biodiversidad que consumen para mantener su alto estilo de vida, algo común a todos los países más ricos. En el caso escandinavo, su huella ecológica es la más alta del planeta junto a los norteamericanos. Quizás es por una razón práctica, tratando de simplificar el mensaje medioambiental a la opinión pública, centrando el objetivo en las emisiones de gases invernadero, o que realmente no quieren asumir que su estilo de vida no será sostenible en un medio plazo no muy lejano, lo que impedirá a los países occidentales continuar consumiento biodiversidad al ritmo actual. 

Hecha esta “pequeña” crítica, nos ofrece una cierta esperanza haber observado que son conscientes que, a pesar de ser teóricamente los líderes de la economía de la sostenibilidad, queda un largo camino por recorrer al no llegar a explicarse como tras la fuertes inversiones realizadas, sus emisiones de gases invernadero siguen creciendo, situación generalizada en todo el planeta. Ante los esfuerzos de esta sociedad, la paradoja de Jevons  muestra su cara más cruel, demostrando que una mayor eficiencia no lleva a una reducción del consumo. Kofi Annan, en su aplaudida intervención, apuntó a la clave del problema, solo podremos avanzar cuando seamos capaces de replantar nuestra forma de vida al completo. 

Entre los debates suscitados en las conferencias, fue especialmente interesante el relativo a  la propuesta de inversión en estrategias medioambientales. Como ciudadanos y, por tanto, accionistas del fondo soberano de Noruega, proponen a sus dirigentes que la mitad de las fuertes inversiones que realizan cada año este fondo pionero en el mundo, se canalicen hacía la economía verde, con el objetivo de diversificar sus inversiones, convertirse en líderes de la nueva revolución verde y servir como ejemplo para el resto del mundo. En una sociedad avanzada como la noruega, la opinión pública tiene un papel relevante en las decisiones de inversión pública, a la que se la exige una disciplina de gestión y una rentabilidad. 

Gracias al equipo de Zero, hemos tenido la oportunidad de ampliar nuestra red, contactando con algunos de los principales proyectos sobre sostenibilidad en edificios, a los que hemos tenido la oportunidad de presentarles nuestro modelo de innovación, que les ha parecido muy interesante y con un alto potencial. Varios proyectos escandinavos están interesados en seguir muy de cerca nuestros avances para encontrar vías de colaboración, incluyendo el intercambio de conocimiento en código abierto.