viernes, 23 de enero de 2015

Entrevista censurada por El Mundo (Juanjo Bueno) sobre la Casa Impluvium (Pan y Trillar)


El día 19 de enero me contactó Juanjo Bueno, periodista del diario El Mundo para hacerme una entrevista sobre nuestro proyecto para publicar en el periódico. Hoy 23 de enero ha publicado el reportaje, censurando practicamente todas mis respuestas para hacer una pieza publicitaria para el arquitecto Ricardo Higueras

Esta es la pieza original sin censurar:



¿Qué diferencia a este proyecto del resto de viviendas o edificios autosuficientes?

Nuestro proyecto es un laboratorio de investigación sobre autoproducción, que cuenta con una héctarea de terreno, donde se encuentran dos viviendas, una nueva y una construcción tradicional castellana con más de 100 años de antiguedad, cuadras, taller, huertas y una parte de terreno silvestre, con varias pozas de agua y una laguna. Hay que considerarlo como un todo, como un pequeño habitat interrelacionado que trata de proporcionar las necesidades básicas a una familia utilizando los elementos naturales.

El primer prototipo es una vivienda que hemos construido y en la cual estamos viviendo desde hace un año y medio, es un campo de pruebas para experimentar. Se trata de un edificio con un cierto grado de diseño compuesto en 2/3 por una vivienda y 1/3 por un huerto. La casa se ha construido con materiales naturales, siguiendo las estrategias bioclimáticas clásicas y dotada de elementos autónomos para las necesidades energéticas, ya que está desconectada de la red eléctrica. Como prototipo experimental, está lleno de aciertos y errores, algo con lo que contabamos desde que decidimos construir el prototipo. Como aciertos señalaríamos los elementos bioclimáticos, el buen aislante de la vivienda y la gran inercia térmica que proporciona el estar semi-enterrada. Como errores, creemos que la lente de agua no tiene un adecuado ratio inversión/retorno, al igual que el sistema de almacenaje de agua, el mix energético es manifiestamente mejorable y la huerta ocupa demasiado espacio, sin obtener un retorno que podría ser alcanzable con un invernadero tradicional, adjunto a la vivienda. 

¿Cuáles son las funciones de las renovables en cada elemento - paneles fotovoltaicos, recogida de aguas pluviales, reciclaje...? 

Una casa autosuficiente es como un ser vivo, con sus ciclos orgánicos a los que hay que adaptarse. El agua de lluvia se recoge y es almacenado para su uso posterior. El agua discurre por el interior, creando una agradable experiencia. En nuestra vivienda, estamos conectados al agua de la red pública, ya que te lo exige el código técnico si no montas un sistema de depuración de agua. Las aguas grises y negras, los residuos líquidos son tratados y reciclados. Todo este sistema requiere un cuidado y un mantenimiento, algo que hay que tener claro, ya que implica un estilo de vida muy distinto de las viviendas conectadas a los servicios y redes públicas. 

La energía eléctrica la proporcionan unos panelres fotovoltaicos y un aerogenerador, que se almacenan en un banco de baterías. Dos claves son necesarias para entender que implica en el día a día de una casa autosuficiente: para que tenga sentido la inversión en las instalaciones hay que prescindir de partida de todos los electrodomésticos de gran carga de potencia (micro-ondas, lavavajillas, plancha, etc...) y que varias veces al año tienes que racionar el consumo, cuando las condiciones meterológicas no te proporcionan la energía suficiente (p.e.: cuando hay niebla, no hay viento y las placas fotovoltaicas generan muy poco). Si estas dispuesto a ceder en estos dos aspectos y puedes financiar una instalación de este tipo, no volveras a pagar un factura de la luz durante los 25 o 30 años que dicen los fabricantes duraran los equipos. 

Para la calefación contamos con una caldera de pellet y un pequeña estufa de leña. Ambos sistemas utilizan biomasa, un recurso renovable y de fácil acceso en la zona donde nos encontramos. La caldera hay que tener en cuenta que consume energía eléctrica, más cuanto más necesitas calentar, provocando situaciones de escasez de energía disponible cuando coincide frío y niebla. Para los meses de buen tiempo, instalamos una placa solar termodinámica que nos proporciona el agua caliente. En los meses fríos la calentamos con la caldera. La clave en este elemento es la dimensión de la vivienda y su inercia térmica. En nuestro prototipo tenemos un consumo excesivo de energía de calefacción por el tamaño de la huerta interior, lo que le resta eficiencia.

De aplicarse todas las medidas energéticas, ¿qué ahorro ha conseguido en la vivienda?

Parte de las medidas energéticas previstas en el proyecto original no son aplicables a la realidad de la vida diaria en la vivienda. Por ejemplo, la caldera de pellet cuenta con dos sistemas de calefacción: un suelo radiante y una bomba que lleva agua caliente al impluvium (depósito de agua de lluvia situado en el centro de la vivienda). En situaciones normales, no somos capaces de aportar toda la demanda energética que nos solicitan las instalaciones, luego invalidan parte de las ideas que tuvimos durante el diseño. Nuestra conclusión preliminar es que una casa autosuficiente debe de tener un tamaño pequeño (menos de 80 metros cuadrados) y contar con sistemas lo más sencillos posibles. Una cocina económica puede servir para calentar la casa y proporcionar agua caliente, ahorrando inversión en caldera, suelo radiante, estufa y cocina básica (nosotros tenemos una cocina de butano).

Según la experiencia diaria, funcionamos con solo parte de la instalación que hicimos, con un gasto total en energía anual de menos de 500 euros al año.

¿Qué papel juega el huerto en el complejo? ¿Por qué incluirlo dentro de la bóveda y no en el exterior?

El huerto es vital en la idea de nuestro proyecto de autoproducción, ya que aspiramos a la autosuficiencia alimentaria. El huerto interior sirve esencialmente de germinador para las plantas que vamos plantando en nuestros huertos exteriores. Contamos con dos huertos exteriores de 400 metros cuadrados. Uno se destina a cultivar hortalizas y otro para frutales. De nuevo, entendemos nuestro hátitat como un ser vivo en el que tratamos de cerrar ciclos creando conexiones naturales. Al contar con animales (gallinas, ocas, conejos, cerdo y caballos), buena parte de su alimentación la producimos nosotros además de su función como recicladores de casi todos los residuos orgánicos que generamos. La basura de las cuadras nos permite aportar nutrientes a las huertas, en las que no utilizamos ningún tipo de producto químico, ni fertilizantes, ni plaguicidas. La diversidad de la huerta y su entorno silvestre cercano, nos proporciona suficiente biodiversidad para no necesitar insecticidas. 

¿Por qué la boveda? ¿De qué material está hecha?

La cubierta de la vivienda está construida en madera reciclada, sujeta por una cerchas de madera y por unos pilares de acero. En el centro de la misma contamos con un óculo formado por una lente de agua, almacenada en una membrana textil deformable. Estéticamente es muy potente y agradable, ya que permite disfrutar de una vivienda abierta, donde todos los elementos están integrados. 

¿Cuáles han sido sus costes?

El coste de la construcción de la vivienda ha sido alto, por encima de los 200.000 euros (sin contar terreno). En nuestro proyecto de investigación el objetivo final es poder poner a disposición de cualquier persona el conocimiento para poder construir, incluso autoconstruir, una vivienda autosuficiente por menos de 60.000 euros. Nuestra idea, si conseguimos llegar donde queremos en los siguientes prototipos (estamos ya trabajando en el segundo prototipo), es publicar en internet varios diseños, con planos, metodo de construcción y materiales de forma gratuita, al estilo del código libre en el mundo del software, de tal manera que puedan ser utilizados, compartidos, cambiados y evolucionados tantas veces como se quiera. 

¿Cómo describiría esta vivienda? si no me equivoco está situada en Sepúlveda, verdad?

Una vivienda autosuficiente es un ser vivo, algo orgánico, que permite vivir utilizando adecuadamente los elementos que nos proporciona la naturaleza. Te permite vivir a bajo coste, con una baja huella ecologica, con más salud y ademas es sustentable en el tiempo. La obligatoria comunión con la naturaleza en un planteamiento de autosuficiencia implica un cambio importante en el estilo de vida, activando energías interiores que solo emergen cuando te conectas con el entorno natural. 

Nuestro hábitat se llama Pan y Trillar, el nombre de la antigua era castellana sobre la que hemos contruido la vivienda. Se encuentra en Vellosillo, una pequeña aldea a 5 kilómetros de Sepúlveda, donde nacieron y vivieron nuestros antepasados, antes de que nuestros padres emigraran en los años 50 a Madrid. Hemos vuelto de la ciudad al pueblo, para intentar fusionar la vida de las comunidades antiguas castellanas con los conocimientos modernos y la sociedad red.

¿Cómo animaría a potenciales usuarios a decantarse por este sistema?

Desde nuestro punto de vista, vivir en una casa autosuficiente implica un cambio importante en la percepción del modelo de vida. Para todos aquellos que quieran vivir más tranquilos, conectados con la naturaleza y estén en disposición de asumir algún riesgo, puede ser una interesante opción. La autoproducción cada día tiene más sentido, localiza la economía, da independencia, ahorra costes económicos y medioambientales. Todo son ventajas, si estas dispuesto a variabilizar el confort en función de los elementos naturales. El mayor escollo es la inversión incial que requiere, tanto en el terreno, como en la construcción. Para conseguir abaratar costes y ganar en eficiencia estamos trabajando en red miles de proyectos similares, donde compartimos nuestros avances y todo tipo de conocimiento sobre autoproducción. Esto es un movimiento global, que tan solo está comenzando timidamente en España.

Ahora que están tan de "moda" los huertos colaborativos, ¿cree que este proyecto podría tener éxito en el extrarradio de las ciudades?

El extraradio de las ciudades, los suburbios y urbanizaciones, están muy ligados a la idea del sueño americano, la sociedad de consumo, el centro comercial, etc...,. todo un estilo de vida que ahora está en entredicho. Cada día será más difícil mantener la viabilidad de muchos de estos barrios periféricos, así como la mega ciudad en sí misma. Parte de las viviendas se podrán reconvertir en cédulas autosuficientes, pero no será nada fácil, ni barato. La sostenibilidad de las ciudades hoy en día es una utopía, por su gran dependencia energética y de recursos exteriores, su capacidad para generar residuos y la imposibilidad de reciclar buena parte de los edificios existentes. 

Nuestra apuesta es claramente por el mundo rural, la vuelta al pueblo, la vuelta a los origenes, combinando lo antiguo con el conocimiento moderno. Los problemas a atacar son tantos y tan grandes, que solo desde lo pequeño y más básico podremos ser capaces de ir creando una nueva cultura y su tecnología correspondiente que nos permita sobrevivir y ser más felices.

miércoles, 14 de enero de 2015

Tutorial para cultivar viñedos y hacer vino


Vinopedia.tv es un canal en internet dedicado al cultivo de la vid y la elaboración del vino, en todas sus etapas. Tienen publicados unos tutoriales en vídeo realmente buenos, filmados a pie de viña o de bodega, según corresponda en cada momento, narrados por quienes trabajan allí todos los días, con sus aventuras y desventuras que van sucediendo hasta que abrimos una botella de vino. 

Si quieres ver un vídeo resumen de todo el proceso, pincha aquí

Si te interesa un vídeo sobre cada parte del proceso, tienes aquí los 10 primeros capítulos de la serie de Vinopedia.tv.:



























lunes, 5 de enero de 2015

La campiña segoviana: Ideas para el desarrollo de una industria del caballo en el Nordeste de Segovia


Tras la reciente creación de la Asociación de caballistas del Nordeste de Segovia, el reto inicial debe ser dotarla de un significado. Es momento de apuntar alto. El paso del tiempo mostrará que somos capaces de conseguir. 

Desde nuestro punto de vista, el objetivo final de la Asociación es convertirse en un proyecto dinamizador que ayude a diversificar y evolucionar el modelo económico del Nordeste de Segovia. Es destacable que se trata de una iniciativa pionera en la zona, al agrupar una red descentralizada de personas y empresas de diferentes pueblos que tratan de apoyar y desarrollar un sector económico concreto. 

Esta entrada del blog intenta empujar la imaginación de aquellos dispuestos a trabajar en este sentido, provocando una tormenta de ideas colectiva. Para ello utilizaremos un método que consiste en definir un contexto sobre el que te puedes apoyar y facilitar el despegue de esa creatividad. 

El contexto elegido es La Campiña inglesa, un lugar de Inglaterra que nos ayuda a definir un nuevo espacio que denominamos: La Campiña del Nordeste de Segovia. Como en todo proceso creativo colectivo, se comienza a tirar ideas en público (en este caso en el ciberespacio), teniendo en cuenta que una idea puede llevar a otra y muchas veces las ideas potentes son tan solo una derivada de las primigenias. 

Steve Jobs, el conocido fundador de Apple y considerado uno de los hombres más creativos de la historia, decía: "La creatividad simplemente consiste en conectar las cosas. Cuando le preguntas a las personas creativas cómo han hecho algo, se sienten un poco culpables porque en realidad no han creado nada, sino que se han limitado a ver algo. Tras un tiempo, les resulta obvio, pues han sido capaces de conectar las experiencias que habían tenido y de sintetizar cosas nuevas". 

Para terminar esta introducción, recurrimos a 
otro texto de una escuela de emprendedores que viene al caso: "La creatividad no es un método ni un proceso reglado. Es inútil ejercitarla como si fuera una habilidad convencional. La creatividad precisa de radicalidad y es imprescindible trabajar y vivir dentro de un cierto marco mental heterodoxo si queremos permitirnos que aflore. Quizás en el pasado ser creativo podría ser considerado una patología o una curiosidad, pero en un mundo como el actual es cada vez más la única actitud vital bien adaptada al caos e incertidumbre en que estamos inmersos."

Ahí va el intento...




La Campiña inglesa

Cotswolds es una región de colinas situada en el suroeste de Inglaterra conocida como el corazón de Inglaterra. El encanto de esta región reside en la infinidad de aldeas idílicas donde todavía sobrevive la esencia más tradicional de Inglaterra. Muchos consideran esta zona como la mejor muestra de la llamada Campiña inglesa, por haberse mantenido aislada de influencias externas. Los pueblos que forman la Campiña inglesa están habitados y gozan de una economía que permite a sus habitantes llevar un alto nivel de vida. La combinación de artesano y artistas, agricultores y ganaderos, con personas que trabajan utilizando internet, han atraído una población residente que valora vivir en un entorno rural tranquilo, enmarcado en paisajes de postal y con un alto valor ecológico, que lo convierte en un lugar saludable y que puede ser sostenible en el tiempo. 

La sucesión de colinas salpicadas de tierras valladas por setos naturales y de piedra, los caballos y ovejas pastando entre los terrenos de labor intercalados con monte, las casas de piedra, caracterizan una zona considerada como de gran atractivo para la mayoría de los ingleses. Muchas de las granjas de la campiña permiten el acomodamiento de huéspedes y venden directamente sus productos ecológicos. La belleza natural de la zona invita a recorrer sin prisas a través de caminos como Cotswold Way, un sendero que se puede recorrer a pie, en bicicleta o a caballo, de unos 166 kilómetros y que une la mayoría de los sitios de interés de la región.

Imagen de la campiña inglesa


La Campiña del Nordeste de Segovia

El Nordeste de Segovia, entendido como 
una amplia zona que puede ser más amplia que la considerada habitualmente, tiene algunas similitudes claras con la Campiña inglesa, al menos a nivel paisajista y sobre la distribución del territorio. Por lo tanto, puede ser interesante explorar esta idea conceptual que denominamos La Campiña del Nordeste de Segovia, que nos puede ayudar a desarrollar un nuevo imaginario sobre el que crear planes a largo plazo para la región.

En lo que nos parecemos La Campiña del Nordeste a La Campiña inglesa es que nuestro territorio se asienta sobre un terreno ondulado que se apoya por el sur en la falda del Sistema Central. En la inglesa, se apoya sobre el océano Atlántico. Pastos, tierras de labor y montes se suceden entre cañones y ríos que nacen en las montañas. Para tener la imagen de postal de la Campiña inglesa, solo nos faltan los setos naturales que existen en las zonas rurales de Inglaterra. Algo que realmente se podría replicar a muy bajo coste si los vecinos de los pueblos segovianos simplemente diseminaran semillas de arbustos autóctonos en los linderos de las tierras. Una acción tan sencilla alteraría visualmente el paisaje y ayudaría a recuperar biodiversidad, una tarea a lo que nos tendremos que ocupar todos en los próximos tiempos si continúa el deterioro medioambiental acelerado que está viviendo el planeta.

Sobre la distribución del territorio, en Segovia y en general en Castilla, contamos con pequeñas aldeas, que antes de la gran inmigración, albergaban a poblaciones de 150-200 personas  que se organizaban comunitariamente alrededor de pueblos de cabecera con poblaciones de entre los 1000 y 2000 habitantes, donde se organizaban los mercados y vivían los artesanos. La configuración territorial del Nordeste de Segovia está intacta. La Campiña del Nordeste nos proporciona una ventaja comparada con otros lugares de Castilla, donde la campiña ha desaparecido en favor de polígonos industriales y granjas de ganadería industrial.

Lo que más nos diferencia con la Campiña inglesa es el grado de despoblación de nuestro territorio, principalmente causado por la falta de un modelo económico singular que asiente la población. 


Perorrubio (Nordeste de Segovia)

Pero..., ¿que tiene que ver todo esto con los caballos?

Pues quizás mucho, p
orque el modelo "Campiña inglesa" sería replicable en el Nordeste de Segovia y la industria del caballo podría representar uno de los pilares fundamentales del cambio, que indudablemente, tendría que venir acompañado de otras acciones que se retroalimentarían. La clave para diseñar un plan de esta envergadura es definir acciones que puedan desarrollarse de forma espontánea, no dependiendo de inversiones públicas, impulsadas por iniciativas de particulares y pequeñas empresas locales, apoyados por una administración que utiliza la regulación de forma favorable, o sea, facilitando las cosas. 

La idea de la Campiña del Nordeste de Segovia podría basarse en tres actuaciones principales:
  1. Una actuación colectiva sobre el paisaje (se podría hacer sin coste, con el trabajo de los vecinos voluntarios que quisieran participar y la vuelta a la explotación de los terrenos comunes)
  2. El desarrollo de una industria agro-ganadera ecológica y un mercado localizado en la región (algo que vendrá determinado por el propio mercado y tan solo es una cuestión de tiempo) 
  3. El desarrollo de una industria del caballo, con la creación de una marca y una red de explotaciones en el territorio, que vertebran el territorio y apalancan otros negocios existentes e importantes, como el del turismo
Las dos primeras ideas pueden desarrolarse independientemente, o en todo caso, pueden ser objeto de debate más amplio en otros foros de la blogosfera segoviana. La tercera es la idea principal de este ejercicio creativo. La industria del caballo se justifica como un posible pilar básico por las siguientes razones:

  • La Campiña segoviana es un lugar idóneo para la cría de caballos. Los caballos son compatibles con otras explotaciones ganaderas. 
  • La explotación de pastos y montes utilizando el ganado es la más eficiente forma de explotación sostenible en un largo plazo. La infrautilización de todos estos espacios en estos momentos, un porcentaje significativo del territorio, implica una pérdida importante de valor. La puesta en funcionamiento implicaría una recuperación de fuentes, pozas de agua, vallados etc... que aportarían un valor directo y tangible al territorio, no solo económico, sino en términos de economía ecológica.
  • Ecología y belleza van de la mano,  y son necesarios para crear entornos que atraigan población a largo plazo. La carga estética de los caballos pastando en los prados de la Campiña segoviana puede ayudar de forma importante a cambiar la fisonomía de un paisaje y dotarlo de un carácter propio y mayor personalidad.
  • El negocio del caballo tiene un gran potencial. En España representa el 0,51 % del PIB (unos 5.303,6  millones de euros), muy por debajo de países limítrofes, como el casi 3 % que representa en Francia. La cuota de mercado en este sector del Nordeste de Segovia es muy baja.
  • El negocio del caballo es un negocio primario que sirve de palanca de otros negocios (turismo, vivienda,...) La idea puede involucrar a particulares, empresas y administración sin requerir grandes inversiones. Se puede desarrollar orgánicamente.

¿Y esto como se puede llevar a la práctica?

Intentamos fijar unas condiciones de partida que p
uedan hacer factibles las acciones que llevarían a poder desarrollar un plan tan ambicioso:
  • Debe permitir crear una marca para la zona
  • Que no requiera ni grandes inversiones, ni que dependa de dinero público 
  • Que pueda surgir espontáneamente, de forma distribuida (no necesita de ninguna estructura centralizada, ni de jerarquía)
  • Que se pueda desarrollar viralmente (por contagio)

Si has llegado hasta aquí y la idea ha despertado tu curiosidad, ahora viene lo más interesante y material para el debate. Lanzamos una batería de ideas concretas que podemos poner en marcha cumpliendo las anteriores condiciones.






Batería de Ideas para el desarrollo de una industria del caballo La Campiña del Nordeste de Segovia:

  • Una Asociación es una red: una Asociación consigue tener éxito si aglutina formando una red el talento de sus socios. Todo el mundo tiene algo que aportar, algo en lo que es bueno, le gusta y se le da bien. Si la red funciona, el trabajo distribuido en equipo multiplica las posibilidades de aportar y desarrollar ideas utilizando la complementariedad que proporciona un equipo diverso. Para ello, internet se convierte en la plataforma por excelencia para desarrollar redes. La Asociación debe de trabajar para crear y desarrollar un entorno que haga posible el trabajo compartido en red del talento existente en la región.
  • Un blog como punto de encuentro: un blog necesita unos dos años para consolidarse. Para ello, necesita un editor que mantiene la uniformidad estética y organiza las piezas de información, y, 4 o 5 autores que crean contenidos con regularidad (al menos una vez al mes). Cuando un blog funciona, se convierte en líder de opinión y generador principal de ideas. Tengamos en cuenta que la mayor parte de los proyectos innovadores en la actualidad suelen emerger desde un formato blog.  El blog ya lo tenemos. La audiencia también. Necesitamos autores. Si te interesa escribir o publicar en el blog, manda tu idea a nuestro mail de contacto.
  • Caballos en los prados: vivir en un pueblo permite convertirse en propietario particular de caballos a un coste mucho más bajo que en la ciudad, esta es una fortaleza a tener en cuenta para pensar en la demanda potencial de propietarios particulares de caballos en la zona. Una adecuada rotación de los pastos permite hacer una gestión sostenible de los prados y montes de la zona, ahora mismo muchos de ellos en total abandono. Un paisaje bonito es una de las claves de la Campiña. Poner en producción los prados aporta riqueza, biodiversidad, se recuperan las fuentes, etc...Los prados vallados se pueden sembrar de semillas de arbustos autóctonos a coste cero y con un alto impacto paisjistico y de recuperación de la biodiversidad. La carga estética de un prado con caballos en libertad es insuperable... Es bueno para tí, bueno para la zona. Para los propietarios novatos, la red de caballistas puede ayudarte a dar los primeros pasos, siempre los más difíciles. 
  • El camino del Nordeste: las rutas que utilizan los caballistas de la zona configuran un camino que permite recorrer la Campiña, ya sea a pie, en bicicleta o caballo. Solo habría que documentarlo y ordenarlo para tener nuestro propio Cotswold Way, que comunicaría todos los pueblos y permitiría el desarrollo de un mercado muy interesante de turismo de ruta. Casi todos los caballistas habituales podrías marcar las rutas que salen de su pueblo. Documentar y trazar los caminos podría ser tan fácil como crear un mapa interactivo en internet. De esta idea salen otro tipo de rutas como son las culturales: conocer la historia y naturaleza, combinando caballo y cultura. Permite la desestacionalización del turismo de fin de semana y la diversificación de la oferta. Se puede utilizar la guías de senderismo que publicó Codinse, el grupo de acción local de la zona.
  • Un corral en cada pueblo: sería muy sencillo crear una red de tránsito para caballistas, donde particulares y pueblos ofrecen gratuitamente corrales, lo que permitiría dotar de infraestructura a la movilidad utilizando el caballo, vertebrando el territorio. Camino y corrales crean la red neuronal que permite desarrollar otras muchas ideas. 
  • Aprendiendo sobre caballos: en la zona existen magníficos profesores de equitación y cursos variados que pueden ayudar a cualquier persona de cualquier edad a introducirse a este mundo apasionante. Difundir y expandir los cursos de todo tipo, para propietarios, para iniciarse, para domar, etc... es vital para crear una cultura del caballo. Organizar charlas con profesionales de otros lugares enriquecerá el proceso del conocimiento.
  • Red de profesionales y empresas: por un lado debemos de organizar la información  y compartirla sobre quienes son los profesionales del caballo en la zona. La Asociación puede ayudar a crear una marca asociada a profesionalidad y nivel en la industria del caballo en la zona. Cuando una empresa gana, toda la comunidad gana. La marca podría ser: Caballos del Nordeste de Segovia. Igual que cuando se habla de Jerez, mucha gente piensa en caballos y vinos, podríamos conseguir que cuando se hable del Nordeste de Segovia, se hable de un lugar con una industria floreciente y sostenible. El mercado potencial es enorme, vivimos en un área de influencia (cien kilómetros a la redonda) de más de 10 millones de personas. 
  • Mercados y feria de caballos: facilitar el contacto entre oferta y demanda para crear un mercado eficiente, no solo en internet, algo que ya hemos comenzado con las piezas de información de caballos a la venta que vamos publicando en el blog. En una fase inicial sería tan sencillo como que algún pueblo se brindara a organizar un mercado que debería ser gratuito para los puestos, con el objetivo de ir generando una audiencia, dirigida inicialmente a la venta de segunda mano de equipación y caballos. A más largo plazo, este mercado se puedría organizar con forma de Feria anual, que puede ser fija en el mismo pueblo o itinerante por diferentes pueblos, donde se puedan ver exhibiciones, competiciones, comprar y vender caballos, conocer profesionales, comprar y vender equipación.
  • Espectáculo: se podría incorporar el caballo a las celebraciones de las fiestas de los pueblos, siguiendo antiguas tradiciones más allá de los conocidos encierros a caballo de Segovia. Podemos tomar ideas de la isla de Menorca, donde el espectáculo del Jaleo de los caballos en las fiestas de los pueblos es un importante ingrediente de las mismas que atrae a gran cantidad de público. 
  • Competición y concursos: También se trata de incrementar la audiencia y la participación de jinetes en las competiciones que están en marcha en la zona (doma, salto, etc...). Ir a ver un competición es un plan divertido, suele haber mucho ambiente y se disfruta mucho. Se puede plantear hacer otro tipo de competiciones como carreras de raid, carreras extremas por el campo o pruebas de trek. La Asociación debería ayudar a las promesas del deporte del caballo en la zona, que las hay. 
  • Una red de ayuda para emergencias con los caballos: una red de voluntarios, dispuestos a ayudar a otros caballistas con problemas. Posicionados en un mapa interactivo que pueden ser llamados ante una emergencia, acudirán a rescatar a personas o caballos con problemas.
  • Patrocinadores: se puede crear un producto para patrocinadores que permita dotar de premios interesantes a las competiciones. La Asociación debería de estar consolidada antes de acometer un idea de este tipo.
  • Exhibiciones de labores tradicionales del campo con caballos y otros équidos: un ingrediente extra en muchos pueblos con economía basada en el turismo podría ser una empresa que hiciera exhibiciones sobre labores del campo realizadas al estilo tradicional con animales de trabajo (arar, llevar pesos, un carro,...). Al estilo del modelo de Sepúlveda Viva, pero con animales de labor. 
  • Cría de mulas y burros: puede ser interesante una iniciativa que trate de recuperar la cría y explotación de mulas y burros, preservando razas autóctonas y el conocimiento sobre la doma para labores del campo. Realmente, puede ser la misma empresa que el punto anterior, con más matices.
  • Involucrar a la Administración: para poner en producción recursos comunes (prados, montes, fuentes, pozas,...), para facilitar los trámites administrativos, para permitir el acceso a caballo a cualquier pueblo, para asignar un corral en cada pueblo,...
  • Explorar las subvenciones europeas: existen subvenciones europeas dirigidas a la recuperación de la biodiversidad con componente etnográfico. En una fase de mayor consolidación de la Asociación sería una vía a estudiar.
  • El caballo de raza segoviano: ¿somos capaces de crear una raza de caballos segovianos? o, ¿castellanos?  ¿puede ser un estilo de doma? Sería un planteamiento de muy largo plazo, pero que puede ser muy interesante y rentable.
  • La mutua del caballo: al estilo de las mutuas sanitarias o de seguros, se podría crear una mutua sobre servicios relacionados con los caballos (veterinario, herrador, etc...). Con una cuota fija, los mutualistas recibirían los servicios acordados cuando los necesitaran. Es un modelo un tanto ambicioso, pero que se podría probar a pequeña escala y si funcionara, puede ser una empresa de ámbito nacional. 

Publicación original en Caballistas de Segovia