lunes, 25 de abril de 2016

Bienvenido, Viento de Vellosillo


Durante una lluviosa noche nació el potro Viento de Vellosillo, el primer potro que nace en el pueblo desde hace más de 40 años.







viernes, 22 de abril de 2016

El declive de los pueblos pequeños. El ejemplo de Vellosillo



Se habla mucho del problema de la despoblación de los pueblos, del lento declive que está llevando a la desaparición de buena parte de ellos. Existe un denominador común en los problemas que estamos sufriendo, similares a muchos de los pueblos segovianos que nos rodean, y nos atreveríamos a decir, que son semejantes a buena parte de los pueblos de Castilla. Esta entrada trata de analizar el problema y contribuir a un debate público abierto hace tiempo, cada día más necesario, poniendo el ejemplo de la situación de nuestro pueblo, Vellosillo.


Situación de las infraestructuras urbanas 

Las actuales infraestructuras urbanas en Vellosillo han sido realizadas y financiadas por la Asociación de Vecinos de Vellosillo en su mayor parte. Todas las deficiencias que tenemos ha sido informadas al ayuntamiento de Sepúlveda y otros organismos competentes

Actualmente la situación es la siguiente:
  • Problemas del sistema de abastecimiento de agua de red
    • La tubería principal que sube por el camino del Espinar está al descubierto. El ayuntamiento no ha sido capaz de dejar la tubería enterrada, ya que la tubería discurre por el cauce de cuneta del camino. Cuando llueve fuerte, la corriente de bajada del agua por la cuneta la deja al descubierto. Durante este invierno varios pueblos de la zona hemos sufrido cortes de agua, incluso que han durado días. El día 20 de abril de 2016, hace 2 días, el ayuntamiento publicaba un bando en que anunciaban que el "agua dejaba de ser apta para el consumo humano".
    • La cloradora, que da servicio a Vellosillo y Duratón, está mal dimensionada, tanto el depósito como el sistema de aporte de cloro. Hemos realizado un análisis del agua y no dio que no tenía ni gota de cloro, o sea, estamos bebiendo agua sin tratar. Hay que destacar que en los últimos veranos muchos residentes del pueblo han tenido problemas cólicos, que pudieran tener una relación directa con este tema. Desde la Asociación de vecinos se ha solicitado los análisis de agua de los últimos dos años, sin haber recibido contestación todavía. 
  • Alcantarillado: el sistema fue construido en los años 70. Actualmente está prácticamente destruido. Cuando el pueblo tiene varios vecinos residiendo, el sistema colapsa y las aguas residuales comienzan a supurar por los cuartos de baño de varias viviendas. El ayuntamiento tiene que mandar un camión pocero para desatascar el sistema. En este último verano la situación llegó a ser insostenible. La Asociación de vecinos lleva reclamando desde hace 15 años al ayuntamiento una solución para el problema. Recientemente se firmó un convenio con el ayuntamiento, que fue aprobado en pleno, para subsanar este grave problema de salud pública. 
  • Alumbrado público: los cuadros eléctricos han quedado obsoletos. Durante este invierno hemos tenido múltiples cortes de luz, quedando las calles del pueblo en completa oscuridad
  • En el pueblo existen edificaciones en ruinas, como la antigua casa de la maestra, que fue vendida por el ayuntamiento en una subasta pública, generada por una idea de la Asociación de Vecinos para poder arreglar una casa que se caía y obtener un dinero para arreglar el alcantarillado. El ayuntamiento obtuvo el dinero y con la excusa de la caja única, lo destinó para otros fines, dejando la ruina y un problema grave de salud pública y no asignando ni un euro a solucionar los problemas del pueblo.
La conclusión en este punto es demoledora, ni los servicios municipales más básicos, con relación directa con la salud de la población, están funcionando. El grado de deterioro es enorme y su previsible evolución, muy preocupante.

Situación de la carretera del pueblo

Teniendo en cuenta que toda la pavimentación de Vellosillo fue costeada por los vecinos, estando en un estado aceptable en estos momentos, el problema lo encontramos en la carretera que conecta el pueblo con Perorrubio y Sepúlveda, dependiente de la Diputación de Segovia. Estado actual:
  • Hace cuatro años se derrumbó parte del muro que da a la carretera de acceso al pueblo. Un vecino retiró los escombros de la carretera. Desde aquel momento, ha habido más derrumbamientos, y han tenido que ser los propios vecinos, de nuevo, lo que apartaran los escombros en la cuneta, para evitar posibles accidentes graves de tráfico. Un tramo entero del muro se mueve y puede caer en cualquier momento, poniendo en riesgo mortal a los usuario de la carretera y el posible derrumbe de una casa antigua del pueblo.
  • La Asociación ha informado y solicitado una solución urgente por escrito y por registro a la Diputación y ayuntamiento en numerosas ocasiones, sin obtener ninguna respuesta que se traduzca en una solución. 
  • Con la nevada de este invierno, pasaron máquinas quitanieves por el pueblo. Las máquinas arrancaron parte de los reductores de velocidad. Fueron los vecinos, de nuevo, los que tuvieron que retirar de mitad de la carretera los reductores arrancados y apilarlos en la cuneta. Ahí siguen.
Situación de los caminos rurales y el entorno natural del pueblo

Gracias al esfuerzo conservacionista de la Asociación de vecinos, el entorno natural salvaje y los prados comunales están en un estado aceptable de conservación, pero graves problemas nos hacen dudar sobre la sostenibilidad del medio ambiente en el pueblo. Sin campo no hay pueblos. Sin un medio ambiente sano y diverso, no existe ningún futuro para los pueblos.
  • Vertidos ilegales de residuos: tras el cierre y sellado de varios vertederos ilegales, el esfuerzo está concentrado en recuperar el entorno cercano a los mismos y evitar nuevos vertidos incontrolados. El campo de Vellosillo ha sufrido numerosos casos recientes de nuevos vertidos
  • Pérdida de biodiversidad: entre la química utilizada por la agricultura y ganadería industrial, y las malas prácticas de algunos agricultores, la biodiversidad está desapareciendo de forma galopante, al desaparecer los bordes de naturaleza autóctona salvaje por no respetar los linderos, por ocupar directamente terrenos de domino público para uso agrícola o simplemente arrasar árboles y arbustos sin ningún tipo de miramiento.
  • La Junta Agropecuaria Local fue denunciada recientemente por la Asociación de vecinos por haber destruido parte del entorno natural del pueblo en el acondicionamiento de los caminos rurales. Los caminos ya no son caminos, parece autopistas en mitad del campo, con maquinaria pesada moviéndose a toda velocidad.
  • El ciclo del agua está roto. Entre el cambio climático, que por supuesto tiene unos efectos ya muy visibles en nuestra zona, y las malas práctica agrícolas, han desaparecido arroyos, torrentes y fuentes. De las 12 fuentes que manaba agua durante todas las estaciones hace 40 años, solo queda una con agua durante todo el año. El río Caslilla tiene el cauce seco más de la mitad del año.
  • Naves ilegales fueron construidas hace tiempo en mitad del campo, alterando de forma irreparable el paisaje, creando una estética de polígono industrial en el campo.
  • Numerosas tierra comunales han sido ocupadas y valladas en el término municipal, atentando contra el dominio público.
La burocracia municipal

Cualquier vecino que haya tenido que solicitar un trámite administrativo al ayuntamiento ha tenido que sufrir un calvario de trámites y una espera que desespera al más paciente. Poniendo algunos ejemplos:
  • El convenido firmado entre la Asociación y el ayuntamiento para dar una solución al problema del alcantarillado, donde la Asociación se lo ha dado todo en bandeja: proyecto, propuesta de convenio, plan de obra, pliego de condiciones, etc..., además, de financiar dos tercios del presupuesto, no ha cumplido el cronograma acordado por problemas burocráticos internos del ayuntamiento, haciéndonos prever el caos que vamos a vivir este próximo verano.
  • Varias viviendas están esperando a tener licencias de obra, tras años de papeleos. Las contratas que van a construirlas no dan crédito de que la burocracia municipal les impida poder hacer un mínimo de planificación en sus obras, incluso tener que llegar a parar completamente su actividad, pendientes de que los permisos salgan del ayuntamiento. 
¿Que está pasando?

¿Donde van nuestros impuestos?, porque seas o no residente permanente en el pueblo, pagamos IBIS, tasas, licencias, etc..., a diestro y siniestro. La excusa de que como hay poca gente empadronada, no hay recursos, no se sostiene, ya que empadronado o no, pagamos impuestos, muchos. 

¿Es un problema de gestión? ¿Se aprovechan los pueblos de cabecera de los pueblos pequeños para financiarse, como una especie de sistema servil? o ¿el modelo simplemente ha dejado de funcionar?

Los pueblos pequeños se caen. Su futuro cada día es más incierto. Tenemos que encontrar soluciones entre todos. Nuevas ideas y modelos de organización son vitales. Pero ya no hay tiempo. El momento es ahora. Abrir un debate en la opinión pública es absolutamente necesario. Nos encontramos con un dilema que tenemos obligatoriamente que resolver, o perderemos los pueblos. Su supervivencia es nuestra supervivencia, la del entorno natural y la existencia de un futuro sostenible para las generaciones venideras.